Biografía

Holmes Londoño Medina

"

Mi Historia

Mi nombre es Holmes Londoño Medina y te doy una afectuosa bienvenida a este espacio de encuentro.

Nací en Tuluá (Valle del Cauca, Colombia), una bella ciudad intermedia, en medio del fértil valle que atraviesa el río Cauca, el 25 de diciembre de 1956. Mis padres, ambos de extracción campesina, Jesús María y  Mery tuvieron un hermoso noviazgo de más de siete años, al cabo de los cuales se casaron conformando una familia de estrato socio económico medio y fui su hijo mayor; fuimos cuatro varones y cuatro mujeres. Tengo muy bellos recuerdos de mi infancia y adolescencia, también algunos tristes. Fui un niño y adolescente muy travieso e inquieto, también muy curioso por la biología y la física. Siempre amante de las aventuras.

Mi padre era abogado egresado de la Universidad Javeriana, un hombre de corta estatura pero de gran corazón, humildad y sabiduría, padeció de un Trastorno Afectivo Bipolar, que empezó a manifestarse con crisis muy severas desde la unión marital con mi madre. Ella, una mujer muy hermosa y generosa, solo contaba con su educación básica, pero era amante de la lectura, sorteó con gran habilidad, abnegación y paciencia los momentos difíciles que se dieron, especialmente cuando mi padre entraba en episodios maníacos. Gracias a su inteligencia y amor por sus 8 hijos, tuvo la fortaleza y habilidad para “sacar adelante” a su familia. Siempre tuvimos satisfechas nuestras necesidades básicas, salud, educación, techo, alimentación y recreación. Guardo en mi corazón una inmensa gratitud y admiración hacia ellos, a mis abuelos paternos y a mis tío-as, pues nos dieron lo que estaba a su alcance y en la medida perfecta, sin opulencia pero con mucho amor.

 

Realicé mis estudios de educación primaria (Escuela José Antonio Galán en Palmira y en Tuluá) y secundaria (Gimnasio del Pacífico) en instituciones educativas públicas, que evalúo retrospectivamente de muy buen nivel académico. Siempre fui un estudiante destacado ocupando los primeros puestos, aunque debo reconocer que nunca he sido un estudiante muy disciplinado.

 

Motivado por mi madre inicié los estudios superiores en la Facultad de Medicina de la Universidad de Caldas, Manizales. Gracias al apoyo económico de mis abuelos paternos fue posible culminar exitosamente mi formación básica como médico. En la universidad pertenecí a grupos de estudio de Filosofía Marxista, formando parte de sectores estudiantiles que incitaban a la Revolución Socialista. Siempre me ha dolido la inequidad y la injusticia social.

 

Posteriormente realicé otros estudios tales como Medicinas Alternativas con la Asociación de Médicos e Investigadores en Bioenergética (AMIBIO) de Medellín; Diplomado en Geomedicina, Institución Universitaria de Envigado, Colombia; Diplomado en Consejería para el Tratamiento de abuso y Dependencia a las Sustancias Psicoactivas, certificado por la Federación Mundial de Comunidades Terapéuticas y la Universidad de San Buenaventura, Diplomado en Dirección de Programas Terapéuticos de abuso de Sustancias Psicoactivas USB, WFTC y Fundación Hogares Claret; Entrenamiento en el Modelo de Comunidad Terapéutica en DAYTOP International, New York, USA, 1994.

 

Durante los años comprendidos entre 1983 y 1989 viví el problema de la adicción a las drogas, especialmente a los opiáceos parenterales (Inicié el consumo de durante mi año de Servicio Social Obligatorio, año rural como médico), experimentando concomitantemente una gran crisis existencial en la cual vivencié “situaciones límite” como la pérdida de uno de mis hermanos (Decidió quitarse la vida), mi primera pareja, nuestros dos hijos, un severo socavamiento de los vínculos familiares y laborales, entre otros, viéndome forzado al autoexilio en la Orinoquia y la Amazonía Colombiana durante dos largos años. Aunque allí suspendí temporalmente el uso de droga parenteral, me sumergí en la Depresión y en el Vacío Existencial, que atenuaba con el abuso de licor y que “soportaba” gracias al servicio que prestaba como médico en esa zona del país.

 

Presionado por mis padres retorné a la ciudad de Medellín en el año de 1989, ciudad  que ofreció la oportunidad de acceder a la Comunidad Terapéutica Clásica de la entonces naciente Fundación Hogares Claret. Allí viví las bases del proceso de recuperación que aún continúa, asumiéndome como un Ser Humano en constante evolución y crecimiento. Desde abril de 1991 hasta el 2005 permanecí vinculado con Hogares Claret en varios cargos directivos terapéuticos regionales y nacionales. Adicionalmente tuve el privilegio de participar como miembro del equipo de capacitación de la Federación Latino Americana de Comunidades Terapéuticas (FLACT) liderada entonces por el Sacerdote Claretiano Gabriel Antonio Mejía Montoya, Presidente de la Fundación Hogares Claret. Hombre al que le tributo una inmensa gratitud.

 

En el año 2006 fundo en compañía de mi pareja actual la Corporación Alas y Sentido, Centro de Crecimiento Personal. Actualmente presto mis servicios en esta institución como Director Científico y Médico Bioenergético, trabajo como Terapeuta en adicciones, Terapeuta en Respiración Energética Terapéutica, en Tameana y conferencista. Uno de los terrenos en que mejor me desempeño es en la formación de terapeutas del modelo de la Comunidad terapéutica.

Una mano Amiga al Servicio de su
Integridad Humana

Mas de 30 años de experiencia

¿Pensando ir a un psicólogo, pero aún no se decide?

Contamos con un equipo especializado en psicoterapia, infórmate o pide cita:

home4
Agendar Cita
When Layla appears, she brings an eternal summer along.